domingo, 4 de octubre de 2015

Atlético de Madrid 1-1 Real Madrid: Un Madrid conformista 'claudica' ante el Atleti

Era el debut de Benítez en un derbi madrileño. Pero más que su debut, era la prueba de fuego para Simeone. El argentino ya no tenía a su rival preferido, Ancelotti, y rápidamente lo echó de menos. Pero el conformismo de Benítez, que pecó de novato en un derbi, propició que el Atleti se llevara un derbi que tenía perdido.

El Real Madrid se asentó en dos pilares: Keylor Navas, salvador nuevamente, y Casemiro, que dominó el centro del campo hasta que sus pilas se acabaron. Después, destellos y fallos individuales. Más lo segundo que lo primero, sobre todo en las figuras de Cristiano y Arbeloa. En cambio, el Atlético se dejó lo mejor para el final, y tras un partido a remolque, sin sensación de llevarse nada, a punto estuvo de dar un revolcón a un derbi que mereció el empate.

Avisó primero Cristiano y después Correa. Era tan solo un débil preludio de lo que le esperaba al partido. Porque el encuentro arrancó con un ritmo frenético esperando ambos equipos al que el contrario se asustara primero. A punto estuvo de hacerlo Keylor, pero acabarían sufriendo la locura inicial los locales. Porque apareció el gato para arañar en silencio y poner patas arriba el derbi. Fue un centro de Carvajal que desnudó a esa defensa férrea de antaño que ahora se limitó a ver cabecear a Benzema. Golpe del Real Madrid en el inicio, que obligó al Atleti a remar. Y para ello, se encomendó a Correa, el único que creaba peligro real.

Precisamente del uruguayo llegó el penalti que encumbró a Keylor Navas (una vez más). Sergio Ramos hizo su habitual regalo de todos los derbis y Correa sacó penalti. Pero en la portería estaba Keylor. Y para el Calderón fue durísimo ver que ahí no estaba Casillas. Sacó una mano el costarricense para evitar el empate, lo que supuso su segundo penalti parado (de dos) en esta Liga.

No se rindió el Atleti, a pesar del golpe moral que eso suponía. Lo siguió intentando, pero era un querer y no poder. Torres comenzó a darse cuenta de que parte del Calderón ya no le pasa su mal juego aún siendo el 'niño mimado' y el Madrid llevaba el partido por donde quería. Avisó Cristiano, por dos veces, otra vez poco fino. Tras el descanso, y con el contratiempo previo de la lesión de Carvajal para Benítez, el 'Cholo' decidió que el fulminado fuera Óliver Torres.


La segunda parte arrancó con la misma tónica. Un Atleti con más corazón que cabeza que buscaba la portería de Keylor. El Real Madrid, sin desengrasar la máquina. Contento con el guión del partido. No era ajeno a que se colocaba líder, gracias a los tropiezos de Villarreal y Barcelona. Había más emoción en el electrónico que en el césped. Se volvió el partido más 'seco', más táctico. Y en eso Benítez, acabó claudicando, sorprendentemente.

Quedó el partido para tímidos ataques de un Atleti desordenado. Jackson por un lado, Vietto por otro y todos esperando a Griezmann. Pero el conformismo del Real Madrid no evitó el riesgo que suponía 'jugar' al 0-1. Porque aunque el Atleti no creaba un peligro que aterrorizara, una siempre se tiene. Y esa la tuvo Vietto.

El argentino se quedó solo, sin portero, tras una jugada de Jackson por la banda que dejó en bandeja el balón a Griezmann, que, impreciso, no llegó a rematar pero dejó el balón muerto para que Vietto, solo, pusiera el empate. Fue el gol que alentó a un Calderón dormido y que 'mató' al Madrid en el peor momento posible, cuando ya se veían con el trabajo hecho.
El partido acabó con un Atlético que fue a por el segundo en los últimos diez minutos y a punto estuvo de conseguirlo si no llega a ser porque Keylor volvió a salvar. Un partido que tenía controlado el Real Madrid, pero que acabó pidiendo la hora, agazapado, y con la sensación de inferioridad.

Mejor le saben los puntos al Atleti, que suaviza un mal inicio liguero, cayendo ante todos los equipos serios que se encontró por el camino: Barcelona, Villarreal, Benfica... No fue el caso del Madrid, que de nuevo, se fue sin victoria del Calderón y en el segundo tramo recordó al 'ancelottiano' que tanto claudicaba ante el Atleti.

Atlético de Madrid: Oblak, Juanfran, Godín, Giménez, Filipe, Gabi, Tiago, Óliver Torres (Ferreira Carrasco), Correa (Vietto), Griezmann y Fernando Torres (Jackson Martínez).

Real Madrid: Keylor Navas, Carvajal (Arbeloa), Ramos, Varane, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Bale), Cristiano Ronaldo y Benzema (Kovacic).

Goles: 0-1. Benzema (8'). 1-1 Vietto (83')

Árbitro: Undiano Mallenco (comité navarro). Amonestó a Gabi, Correa, Juanfran, Vietto, Griezmann (Atlético de Madrid) y Sergio Ramos, Varane, Casemiro, Arbeloa (Real Madrid)

Estadio Vicente Calderón. Lleno. 7ª jornada de Primera División 15/16.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada